We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

Creación de las bases para la formalización de la cátedra CU:NA (cultura y naturaleza)

1998-01-ciudad-cuna

En el año 1986, por iniciativa de los profesores Harold Martínez y Hernando Reyes, se crea el curso de proyectos de séptimo semestre el programa de arquitectura. Esta propuesta sentó las bases para la formalización de la cátedra CU:NA (cultura y naturaleza) en 1993, buscando que el estudiante sea consciente sobre la diversidad geográfica y cultural.

La cátedra CU:NA ha existido formalmente desde 1993 con la intención de sensibilizar y promover en los estudiantes una visión crítica frente a la diversidad geográfica y cultural. La cátedra como espacio para la reflexión tiene una posición frente al reduccionismo de la información del caso a diseñar, representado generalmente por el lote y algunos referentes foráneos. En las sucesivas versiones realizadas de la cátedra, se realizaron ejercicios de diseño en la selva tropical húmeda; dichas inmersiones configuraron las bases conceptuales de la cátedra, las cuales tiene gran incidencia en la formación de los estudiantes. La cátedra CU:NA asume un distanciamiento crítico sobre la posición predominante en la Cultura Occidental que entiende como Cultura todo aquello que se opone a la Naturaleza, lo cual ha generado una conducta de apropiación, control, dominio y explotación del espacio terrestre. Según Occidente, el desarrollo humano sólo es posible si se cumple dentro de la relación antagónica Cultura vs. Naturaleza. Desde hace 26 siglos, la arquitectura occidental viene desarrollándose predominantemente dentro de esa conducta, pero en el momento presente se vislumbra un posible cambio de rumbo en sus contenidos. Plantea descubrir cómo la arquitectura y la ciudad, orientadas por ese antagonismo, contribuyen decidida y notoriamente a la degradación ambiental en la Tierra. El hábitat humano aparece ahora como el más peligroso agente perturbador dentro del hábitat terrestre.