We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

Estreno de “La Gaviota”, obra dramatúrgica de Antón Chejov

“La Gaviota: parábola del origen y el final del siglo”

Estreno: febrero de 1998

Dirección: Alejandro González Puche y Ma Zheng Hong

Escenografía y Vestuario: Pedro Ruiz

Este montaje fue la primera producción de la Corporación Teatro del Valle.  Celebra el centenario de “La Gaviota”, pieza escrita en 1896 y estrenada por Stanislavski en el Teatro de Arte de Moscú en 1898, con la cual, prácticamente, se fundó el teatro contemporáneo. 

Esta puesta en escena busca despojar a “La Gaviota” del carácter naturalista, replanteando el conflicto principal entre el joven Treplev y su madre, la célebre actriz Arkádina. Él predica formas nuevas en el arte, ella trabaja un teatro convencional. Treplev se suicida, pero su estética y forma de ver el arte parecen sobrevivir en este siglo, mientras el teatro de su madre agonizó. La puesta pretende centrar la atención en la reflexión sobre la tolerancia estética, humana y la búsqueda del ser en el arte, inspirados en este Hamlet ruso.

La obra comienza cuando Treplev organiza en honor de Arkádina una representación de teatro en la finca de su tío Sorin. Al igual que en Hamlet, esta representación es una trampa: quiere que Arkádina se indigne, pero finalmente es más tolerante de lo esperado y el mismo Treplev suspende el espectáculo al no lograr su finalidad.

En esta puesta en escena el joven Treplev está viejo. Es un director que, sin ningún entusiasmo, habla de su próximo montaje, un artista con ideas geniales pero marginal, estrena en casas campestres, en espacios “no convencionales” sin ningún tipo de decorados. El héroe transgresor de hace un siglo ahora nos parece demasiado frecuente, por eso dedicamos este montaje a Arkádina, a Nina, a los artistas que no ejercen el discurso de la creación, sino que viven su vida en el arte. Presentamos a la gran actriz Arkádina como una joven que percibe la vida de forma más armónica. Nina, la joven actriz que es la encarnación de la parábola de la Gaviota, es el personaje que más evoluciona en la obra gracias a que renuncia a su libertad para entregar su vida al teatro.

“La Gaviota” fue considerada por la revista alemana Die Deutsche Bühne como uno de los mejores espectáculos presentados en el VI Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá. Realizó temporadas en el Teatro Municipal de Cali y en siete municipios del Valle.