We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

Lanzamiento del documental “Garras de Oro: herida abierta en un continente”

Tras una investigación histórica sobre el cine mudo caleño de los años veinte, que había comenzado en el 2003, Ramiro Arbeláez descubre la identidad del misterioso director de la película de ficción Garras de Oro, estrenada en Cali en 1927, y quien firmaba con el seudónimo P.P. Jambrina.

Se trata del periodista, comerciante, político e intelectual Alfonso Martínez Velasco, quien llegó a ser alcalde de Cali en 1930-1931. Ese hallazgo facilitó el conocimiento de muchos de los avatares que sufrió la producción y distribución de la película Garras de Oro, que se atrevió a denunciar el robo que Estados Unidos había perpetrado contra Colombia, arrebatándole Panamá, por su interés geopolítico de construir un canal en el istmo para defender sus riquezas y territorios. Una copia en nitrato de esa película había sido hallada en Cali por el cinéfilo y comunicador social Rodrigo Vidal a mediados de los años 80. Después de restaurada en 1990, la película comenzó a ser exhibida nacional e internacionalmente, deslumbrando a muchos públicos, no solo por su atrevido contenido, sino por su gran factura, ya que se destaca entre sus contemporáneas colombianas.

Oscar Campo le propuso entonces a Ramiro hacer un documental, (Garras de Oro: herida abierta en un continente) siguiendo al investigador, donde se diera cuenta del contenido de la película original, pero también de los avatares que ella sufrió para poder ser producida en Italia y exhibida en el territorio colombiano, hasta que fue prohibida por el gobierno del presidente Abadía Méndez, haciendo caso a la solicitud de la diplomacia estadounidense. Hoy, la película de Alfonso Martínez Velasco también vive un resarcimiento de esos casi sesenta años de ostracismo, donde paradójicamente la academia norteamericana y las instituciones culturales de Estados Unidos, han resultado sus principales defensores y promotores. El documental de Oscar Campo y Ramiro Arbeláez se estrenó en el V Festival Internacional de Cine de Cali, en noviembre de 2014.